¡Hora de las terrazas!

08.05.2020

La Asociación de Desamparados de Bares y Tascas de La Laguna, a la que pertenecemos gran parte de la población, tenemos marcado en rojo en el calendario gastronómico el 11 de mayo. Y si el sol decide quedarse unas semanas más en nuestra querida ciudad, la celebración será doble. Porque ese desayuno en la calle Carrera, ese almuerzo en Viana, esa sobremesa en San Agustín o la cena en Herradores, merecen que festejemos como merece la apertura del 50% de nuestras terrazas. 

José Luis Reina / San Cristóbal de La Laguna

Desayuno en el Bar Benidorm.
Desayuno en el Bar Benidorm.

Mientras los bares y restaurantes vuelven a sacar brillo a las mesas y sillas para volver a recibir a tan agradecidos clientes, también ultiman detalles con las autoridades competentes para que les dejen un poco más de espacio, que bastante mal lo están pasando ya como para que los técnicos se pongan exquisitos. Ese 50% de capacidad tiene que cumplirse, pero el sentido común invita a que se busquen fórmulas que faciliten la gestión al empresario. 

Por otro lado, un llamamiento a esas personas de manzanilla, té o café y periódico. Entiendo el placer que otorga la lectura del periódico mientras se saborea una infusión o un café con la tranquilidad que ello requiere. Pero seamos solidarios también en el consumo. Si el empresario hará un esfuerzo sobrenatural para reactivar el negocio, no vaya usted a leer tres periódicos y dejar enfriar el café, que no estamos para esos lujos. Nadie le dirá nada, evidentemente, pero la situación excepcional requiere de comportamientos excepcionales. Pídase un bocadillo al menos, consuma. Y si no lo va a hacer, ceda su sitio. 

Por otro lado, la reapertura de las terrazas, acompañadas del buen tiempo, devolverá algo de vida y oxígeno a uno de los sectores más acusados por la crisis, el de la hostelería. No todos los bares, tascas o restaurantes podrán sacar su terraza a partir del lunes, no porque no quieran, sino porque de momento les resulta imposible. Otros harán el esfuerzo y volverán a atender en exterior mientras continúan con el servicio de recogida en local o a domicilio. Eso es sinónimo de puestos de trabajo, movimiento de la actividad y consumo. 

Es por tanto un paso importante en la recuperación de la normalidad -¿qué es normalidad?-, y debemos estar a la altura de las circunstancias. Seguir cumpliendo las reglas, seguir siendo solidarios  y seguir apoyando a nuestros vecinos, ya sean empresarios, camareros, agricultores, pescadores o panaderos. Además de la hora de las terrazas, es la hora de los clientes, y ahí tenemos que estar.