Batacazo en Tenerife: la irresponsabilidad y el virus ganan la batalla

Lo anunció el presidente del Gobierno de Canarias en la tarde de este miércoles, Tenerife se cierra por completo para doblegar la curva de contagios, que está descontrolada. Entre las medidas más duras, la del cierre del interior de los negocios de hostelería, que solo podrán utilizar las terrazas al 50% y entre convivientes. Es decir, un batacazo monumental para la economía de numerosos negocios que probablemente no podrán aguantar estos 15 días de cierre.

José Luis Reina / San Cristóbal de La Laguna  

Ángel Victor Torres, durante la rueda de prensa. / EFE
Ángel Victor Torres, durante la rueda de prensa. / EFE

El virus sigue destrozando todo lo que encuentra a su paso. Miles de vidas perdidas, miles de trabajos al traste, economía empobrecida, cierre diario de negocios, relaciones personales en el olvido... Un sinfín de consecuencias catastróficas que se agravan en Tenerife, con unas restricciones muy duras que afectará, de nuevo, gravemente no solo a las familias, sino a un tejido económico ya de por sí herido de gravedad, y que ahora se enfrentará de lleno a una agonía para muchos definitiva.

El toque de queda adelantado a las 22.00 horas, con todo lo que ello conlleva, la prohibición de visitar a nuestros mayores o nuestros enfermos, o el no poder reencontrarnos con los nuestros en unas fiestas puramente familiares son el resultado de un avance desmedido del virus, y también de la irresponsabilidad que una minoría ha llevado a cabo para fastidiar a la mayoría. Estas medidas son el resultado de la poca disciplina individual, de un comportamiento incívico de unos pocos que ahora destrozan a todos.

El virus ha ganado la batalla en Tenerife. Ha matado a personas indefensas. Ha conseguido cerrar numerosos negocios, acabar con el sueño de emprendedores, y ahora, durante quince días, se va a recrear en su crueldad. Tenerife se cierra a pesar de que llevamos muchas semanas advertidos de que todo iba mal, y que esto podía pasar. Ahora ya es demasiado tarde para arrepentirse, ahora, los irresponsables que vayan al bar de la esquina a explicarle al dueño los motivos de sus actos. O que vayan a la residencia a ver a su abuela. O que no pueda cenar con sus padres ancianos porque los puede matar. Ahora, irresponsable, quédate en casa, y piensa en todo lo que has ocasionado.