El viejo sueño de la calle Heraclio Sánchez

15.05.2020

Asisto con cierto asombro a las voces disconformes con una de las mejores noticias para la zona centro de La Laguna en muchos años, la peatonalización de la calle Heraclio Sánchez. 

José Luis Reina / San Cristóbal de La Laguna

Calle Heraclio Sánchez.
Calle Heraclio Sánchez.

Esta calle, que cuenta con una personalidad única por ser una potente arteria comercial y con numerosos negocios de restauración, lleva tiempo pidiendo a gritos que se hiciera realidad su gran proyecto. Los primeros que tienen hoy mucho que celebrar son precisamente sus comerciantes, pues si algo ha demostrado la peatonalización del casco histórico de La Laguna es que fue un impulso definitivo al comercio. Aquellas voces que clamaban al cielo cuando se procedió a dicha peatonalización, han visto como con el paso de los años su negocio se ha revalorizado, sus ventas han crecido, y su ciudad se ha consolidado como una de las más admiradas del archipiélago.

Una Heraclio Sánchez peatonal supondrá su transformación definitiva en una calle principal que servirá como expansión a las zonas de tránsito peatonal del casco, que cumplirá aquel viejo sueño de unir la universidad lagunera con la plaza del Cristo, que atraerá a más visitantes y que los vecinos ganen en calidad de vida.

La pérdida de aparcamientos no puede ser una excusa para renunciar a un proyecto de semejante calado. El desarrollo de una ciudad no puede depender de unos aparcamientos más en una calle, sino en potenciar y expandir la fórmula del éxito que supone la peatonalización.

La degradación que denunciaban numerosos vecinos de la calle Heraclio Sánchez en los últimos años se transformará probablemente en lo que será el trazado más importante del centro, la unión de la calle Heraclio con la calle Viana. Peatonalizar es sinónimo de ventajas para el peatón, del uso de medios de transporte limpios y públicos, de embellecer una zona que se ha visto perjudicada por el desarrollo en las calles peatonales del casco, y en definitiva de ganar un espacio de vital importancia para el municipio. Recordarán que esta peatonalización era un viejo anhelo de la población lagunera, que ahora podrá verlo como una realidad en gran parte porque las dramáticas circunstancias actuales así lo requieren, y en otra parte porque nunca se llegó a darle forma de manera contundente como hasta ahora.

Podemos comprobar como en numerosas ciudades europeas de primer nivel se apuesta por peatonalizar su casco histórico porque supone una forma efectiva tanto de protegerlo como de potenciarlo.

¿Quién no se puede alegrar de ver a la calle Heraclio viva otra vez? ¿Quién no se tomará algo en sus terrazas, hará deporte con libertad y consumirá de manera más cómoda? ¿Vamos a renunciar a todo eso por perder unas cuantas plazas de aparcamiento? Me van a disculpar, pero mi ciudad está por encima de mi coche.