Galope hacia la excelencia en El Concepto de la Nueva Atalaya

21.05.2020

La innombrable pandemia que sufrimos ha divinizado las terrazas, que ya de por si eran un oasis de paz en cualquier ciudad, donde el espacio exterior orientado al ocio se considera un remanso de paz. De ahí que cuando se autorizó a los restaurantes a poder explotarlas, numerosas personas han ido de ruta bajo las sombrillas. Uno de los sitios que más ha sorprendido, a pesar de llevar ya camino al año de existencia, ha sido El Concepto de Rubén Santos, en el siempre apacible entorno del club hípico La Atalaya.

José Luis Reina / San Cristóbal de La Laguna

Rubén Santos, cocinero de El Concepto. / José Luis Reina
Rubén Santos, cocinero de El Concepto. / José Luis Reina

Huyendo de la agotadora misión de conseguir una mesa en el centro de la ciudad, algo que sin duda ha dificultado aún más la llegada del buen tiempo y la motivación extra de la gente por disfrutar de las terrazas, puse rumbo a un sitio que tenía marcado en rojo y que supune un soplo de aire fresco a la oferta gastronómica de La Laguna. El Concepto, que ya estuvo funcionando en el casco de la ciudad, en la calle Viana, y que luego se asentó en El Portezuelo, parece que ha encontrado ahora su lugar en el club hípico La Nueva Atalaya. De las manos de un joven pero preparadísimo chef como Ruben Santos (1987), el también docente de Hecansa forma parte de esa camada de grandes cocineros canarios con un futuro que más bien es un ilusionante presente. Su restaurante en el emblemático club no puede ser más acogedor. Un gran espacio exterior, parte cubierto por carpas y parte totalmente descubierto, rodeado de vistas abiertas a las instalaciones dedicadas a los equinos, a la montaña del Púlpito y al aeropuerto de Los Rodeos, es una terraza que invita a alargar el almuerzo y disfrutar al máximo de una carta muy inteligente, con propuestas diferentes, y con el sello de su creador.

Batatas bravas. / José L. Reina
Batatas bravas. / José L. Reina

Una declaración de intenciones, sus batatas bravas de Lanzarote, con mojo picón y alioli, que conforman un plato sensacional. El dulzor de la batata contrarrestado por ese mojo rojo bien picón con el toque del cocinero y un alioli casero brillante. ¡Qué bien sienta ese plato con una cerveza bien fría!. Plato de barra, aperitivo único que en El Concepto sorprende para bien.

Mini bocadillos de langostino en pan con tinta de calamar. / José L. Reina
Mini bocadillos de langostino en pan con tinta de calamar. / José L. Reina

Un desayuno tardío no me permitió descubrir todos los platos que me gustaría, como su afamado Steak Tartar de vaca canaria, que será lo primero a disfrutar en mi próxima visita, que será más pronto que tarde. Otro plato grande, dentro de las propuestas para picar, unos mini bocadillos de langostino, con un fantástico pan elaborado en cocina y con ese color negro que le aporta la tinta de calamar. Una textura impecable y un sabor muy potente que convierten este bocado en un placer superlativo. Dos chispazos que marcan a la perfección el estilo y la filosofía de Santos.

Papaya con crema pastelera. / José L. Reina
Papaya con crema pastelera. / José L. Reina

Para acabar con algo fresco, pues vaya calor hacía, una papaya con crema pastelera de naranja y kunquat confitados. Un final a la altura de ese picoteo tan agradable en un lugar con posibilidades infinitas, que está en pleno desarrollo, y que el boom de las terrazas lo ha puesto en el punto de mira. Una alegría dentro del drama. El Concepto, y permítanme el símil equino, ha pasado de trote inglés a galope de cuatro tiempos rumbo la excelencia. ¡Bravo!