La revolución silenciosa de Cristian

22.03.2020

Hace unos seis años, en la bonita calle de Marqués de Celada, un joven sobradamente preparado decidió habilitar una vieja casa lagunera para convertirla en uno de los mejores restaurantes de la ciudad. Cristian hizo allí realidad su idea, para bien del resto. Con el paso de los años, y ya más que consolidado, la Tasca de Cristian sigue llenando prácticamente a diario, a base de producto de calidad, servicio de sala eficaz, y una cocina de un nivel superlativo.

José Luis Reina / San Cristóbal de La Laguna

Cristian, en un evento de Ciudades Patrimonio de la Humanidad, representando a La Laguna.
Cristian, en un evento de Ciudades Patrimonio de la Humanidad, representando a La Laguna.

Su local, extremadamente acogedor, se distribuye en dos pequeños comedores. Uno a la entrada, donde una mesita para dos en la ventana con vistas a la calle es uno de los sitios más demandados, y el otro dentro, dando la sensación de ser invitado de honor en una cena de gala en otra época. 

Propuesta valiente la de Cristian, por varios motivos. El primero, apostar por un concepto de restauración hasta entonces prácticamente inexistente en el casco lagunero. Salir más allá de los clásicos platos de tasca, y hacerlo una vez habilitada una bonita casa que hoy es su templo, demuestra una creencia por su apuesta que le dio sus frutos rápidamente. La voz corrió rápido, como ocurre siempre en La Laguna. Para bien y para mal. La primera vez que fui, a los pocos meses de abrir, ya había escuchado varias veces el nombre del restaurante. Y todas las reseñas eran tajantemente positivas. Y no se equivocaban, desde luego.

La sorpresa que me llevé en aquel primer almuerzo solo ocurre cuando entras en un sitio especial, y tienes la garantía de que el éxito será abrumador, como ha sido. Porque en la Tasca de Cristian, todo lo que hace, lo hace bien. Una carta potente, de platos ganadores y realizados con una sutileza que contenta a todos. Allí puedes disfrutar desde un género de carnes maduradas de primer nivel, hasta unos mariscos perfectamente seleccionados, pasando por su célebre torta del casar. Bacalao a la brasa, tartar de patudo canario, deliciosas gambas de huelva, piquillos rellenos de solomillo, caracoles, rabo estofado...

Cristian lo consiguió. Y eso le dio un salto de calidad a La Laguna. De ahí su importancia y su mérito. Siempre en un plano discreto, manteniendo el nivel pero sin hacer ruido. Su mejor regalo es crear nuevos platos y seguir llenando su comedor. Forma parte de los cocineros jóvenes que tienen mucho que aportar al futuro gastronómico de la isla. 

Su selección de vinos es interesante, al igual que lo destilados. La Tasca de Cristian está preparada para disfrutar de verdad. No se echa en falta más espacio, porque la rehabilitación del local fue muy inteligente, y se respira un ambiente muy familiar. El servicio de sala, acorde al resto de la propuesta. Hábil, eficaz y discreto. No exagero al afirmar que estamos ante una de las mejores propuestas del municipio, sin ningún tipo de duda. 

Datos: La Tasca de Cristian. Calle Marqués de Celada, 17. 922 25 65 88. Local preparado para personas con movilidad reducida, aunque no excesivamente cómodo por sus dimensiones.